En Japón no hay máquinas que distribuyen CDS a través de los aires acondicionados

Nos habéis hecho llegar un tuit en el que se critica el hecho de que mientras aquí seguimos debatiendo la utilidad del CDS, “en Japón ya hay máquinas expendedoras” que “inyectan dióxido de cloro a través de los aires acondicionados”. Es FALSO. No hay máquinas expendedoras en Japón que inyecten dióxido de cloro, sino sistemas de climatización que utilizan este compuesto para purificar el aire.

“Mientras aquí estamos con que si sirve o no el CDS, en Japón ya hay máquinas expendedoras. Y aquí la web de la empresa que facilita estas máquinas y de superior orden para inyectar #DióxidoDeCloro a través de los aires acondicionados”

El dióxido de cloro es un gas conocido popularmente como CDS, aunque también se obtiene a través de la mezcla de clorito sódico, agua destilada —cuya mezcla se conoce como MMS—, y un ácido. Es una sustancia muy oxidante que se usa como blanqueador en las fábricas que producen papel y en las plantas de tratamiento de agua.

También se ha estudiado su posible aplicación como purificador de aire, algo que además de ser útil en hospitales y zonas que requieren de una esterilización especial, podría ser especialmente útil en un contexto de pandemia como el actual. Debido a esto, se están popularizando máquinas limpiadoras en lugares como gimnasios, aeropuertos, estaciones y otras zonas de mucho tránsito, como la que aparece en el vídeo que nos habéis hecho llegar de la máquina japonesa.

Aunque no son infalibles (estas máquinas no consiguen esterilizar un espacio al completo), han dado buenos resultados reduciendo la cantidad de agentes patógenos y bacterias en el aire. En cualquier caso, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insiste en que los límites de exposición saludable a este gas deben mantenerse entre 0,1 ppm y 0,3 ppm, y que no es comestible.

Desinfecta aguas y superficies, no el organismo

Que el dióxido de cloro haya mostrado buenos resultados desinfectando superficies o aguas es una cosa, y que sea un tratamiento efectivo contra el coronavirus en humanos es otra. Es como decir que la lejía, por ser buena desinfectando suelos, también va a conseguir limpiar nuestro organismo por dentro.

Por tanto, el debate sobre la eficacia del CDS en el tratamiento de infecciones está más que superado y existe un consenso científico internacional a la hora de desaconsejar este producto como compuesto para tratar la covid-19. En otras palabras, se conocen las aplicaciones desinfectantes del dióxido de cloro para superficies, habitaciones y aguas, pero ningún organismo científico aconseja o promueve la ingesta de dióxido de cloro, ni contra la covid-19, ni tampoco contra ninguna otra enfermedad o infección.

encuentra.com forma parte del Consortium Católico para contribuir a ofrecer una información verificada y útil para la comunidad católica sobre la vacuna de la COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *